DestacadoPolíticaProvinciales
Tendencia

Vidal pone condiciones a Nación y frena el traspaso de Edenor y Edesur a la provincia

Desde el gobierno provincial enviarán mañana a la Rosada un nuevo borrador del acuerdo.

Como parte de una pelea subterránea entre Nación y Provincia, el gobierno de María Eugenia Vidal girará mañana a la secretaría de Energía de la Nación un nuevo borrador del demorado acuerdo entre Nación y provincia por el traspaso de las empresas Edenor y Edesur.

Desde La Plata excusan la demora del acuerdo -firmado en febrero- en planteos que hacen desde las empresas distribuidoras de energía eléctrica. Aunque se niegan a brindar detalles del texto, en el gobierno provincial aseguran que buscan llegar a un consenso general para todas las partes.

El traspaso nació como reclamo de los gobernadores peronistas que exigieron a Mauricio Macri que encare el ajuste donde más gastaba: la provincia de Buenos Aires.

En la discusión por el presupuesto nacional, las provincias pidieron que Buenos Aires y CABA asuman los costos operativos y de inversión de las redes de agua y cloacas de AySA y del servicio de Edenor y Edesur.

En febrero pasado Nación, Provincia y Ciudad se mostraron juntos en una foto que sellaba el acuerdo global por la transferencia. Allí estaban Nicolás Dujovne (Economía) y Gustavo Lopetegui (Energía) por el gobierno nacional; Vidal y Horacio Rodríguez Larreta y los responsables de Edenor y Edesur.

El acuerdo suponía que las dos empresas -controladas por el Ente Nacional de Regulación de la Electricidad (ENRE)- pasarían a depender de un nuevo organismo. Sin embargo, nunca hubo avances concretos y hoy Edenor y Edesur siguen -en lo formal- bajo la órbita nacional.

Lo que sucedió es que luego de esa foto hubo que discutir una trasferencia real en la que las partes nunca se pudieron poner de acuerdo. Como consecuencia, la Gobernadora mantuvo retenido el expediente final.

Al momento de la negociación, la principal condición de las empresas era que se les reconozcan algunas deudas del erario público por la provisión de energía en barrios carenciados (tarifa social), pero además exigían que el gobierno les condone la deuda que mantenían con el Estado nacional.

Esas deudas de las concesionarias responden a multas impagas impuestas por el Enre por cortes de servicios; a préstamos para inversiones realizados por Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) durante el kirchnerismo y a deudas con la propia Cammesa.

A diciembre de 2018, la deuda de Edenor con el Estado alcanzaba los 21.189 millones millones y la de Edesur era similar: 21.399 millones.

Lo cierto es que la situación de traspaso de encuentra incompleta. Un informe de la Jefatura de Gabinete presentado en Diputados destaca que “se encuentra en trámite la ratificación del PE de la provincia”. La web Infocielo adelantó que el gobierno provincial firmó ese decreto el 26 de julio pero carece de validez toda vez que nunca fue publicado en el Boletín Oficial.

Desde La Plata aseguran que ahora, este nuevo borrador del acuerdo fija un nuevo punto de partida. Sin embargo, el camino podría ser largo y la pelota -en función de los resultados de las PASO- pasar a Alberto Fernández y Axel Kicillof. En las próximas horas, la secretaría que conduce Lopetegui podría darle curso inmediato o pedir cambios.

El traspaso significa a Vidal y Larreta asumir el peso de unos 11.000 millones de pesos de subsidios que financiaban los colectivos y trenes metropolitanos.

Fuente
lapoliticaonline
Etiquetas
Mostrar más

Artículos relacionados