DestacadoNacionalesPolítica

Teletrabajo: cambio de reglas y nuevo escenario ante el acuerdo Mercosur-UE

La tendencia del trabajo a distancia crece sobre todo en contextos de salarios a la baja como sucede en Argentina

La reciente noticia de la firma del demorado acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea volvió a poner en el tapete una modalidad de empleo que tiene un desarrollo cada vez más amplio: el teletrabajo.

En ese marco, dirigentes de centrales empresariales y de la CGT se reunieron con el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, y el viceministro de Hacienda, Miguel Braun, para analizar los alcances del mega acuerdo comercial en el marco del segundo encuentro de la Comisión de Diálogo Social para el Futuro del Trabajo.

Funcionarios, empresarios y sindicalistas hablaron del tema

Sica afirmó que el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea es “importante” porque “empieza a marcarnos un rumbo y abre mercados para la exportaciones”, a la vez que agregó que en el encuentro hablaron sobre “regular el teletrabajo”. Aunque no dio mayores pistas sobre esa futura regulación.

Según la Organización Internacional del Trabajo ( OIT), las personas que tienen empleos a distancia (teletrabajo) dedican más horas a trabajar que aquellas que lo hacen desde una oficina.

Un estudio de la organización advirtió que quienes trabajan bajo estas condiciones tienden a alargar las jornadas laborales. Los periodos de trabajo con esta modalidad son generalmente más largos que los que siempre trabajan en las instalaciones del empleador. Los trabajadores que se desempeñan en esta modalidad en general también son más propensos a realizar trabajos remunerados por las tardes y los fines de semana, señaló la OIT.

Y es que ante el preocupante panorama en la Argentina, el trabajo a distancia o teletrabajo se transformó en una suerte de migración virtual que permite mejorar la economía personal sin dejar el país y obtener ingresos en divisas.

En este contexto se enmarca el crecimiento de plataformas como Freelancer, que, en palabras de su vicepresidente para Latinoamérica, Sebastián Siseles, ofrece la posibilidad de “conectar” a trabajadores y empresas de todo el mundo, según una nota de la agencia EFE.

“Cuando hay una crisis de empleo o monetaria en un país la gente se empieza a preocupar y dice: ¿Qué es lo que hago? ¿Cómo me protejo contra la devaluación? Es donde vienen con mayor asiduidad a nuestra plataforma y dicen: ¿Cómo empiezo a trabajar y salir de una exposición netamente local a exponerme internacionalmente”, aseguró Siseles a EFE.

La tecnología de la información derriba límites y permitido a los principales mercados llevar su crecimiento más allá de las viejas fronteras.

“Los mercados que mas están demandando talento son los de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y Australia. Saber inglés siempre es un plus”, detalló Siseles, responsable de una plataforma en la que se generan más de 10.000 oportunidades laborales cada día, en su mayoría vinculadas con “la economía creativa y la economía digital”.

Y los trabajadores argentinos también buscan con mayor entusiasmo los mercados anglosajones, que con sus divisas fuertes han visto cómo el tipo de cambio juega a su favor: cuanto más se devalúa el peso argentino mayor es el poder adquisitivo de los que cobran en dólares, euros o libras esterlinas.

Demanda

En Europa también está creciendo el número de teletrabajadores. Según datos de Adecco, en 2017 en España 1,43 millones de personas trabajaban desde su casa al menos ocasionalmente (en 2005 eran 808.000), lo cual supone un 7,4% sobre el total de ocupados.Una cifra importante aunque muy alejada de países donde esta modalidad está consolidada desde hace años, como Dinamarca (37%), Holanda (30%) y el Reino Unido (26%), según la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo (Eurofound).

Precisamente España está en el cuarto lugar de los países que más demandan profesionales argentinos para el trabajo a distancia.

En 2017, en España 1,43 millones de personas hacían teletrabajo

El futuro acuerdo con la Unión Europea plantea desafíos a distintos niveles para los teletrabajadores argentinos, desde la situación frente al fisco hasta la forma en que la regulación laboral puede llegar a establecer trabas para los argentinos que quieran seguir su trayectoria profesional por esta vía.

La lucha por la protección de sus derechos que tienen varios países europeos empieza a generar preguntas de este lado del Océano Atlántico. Incógnitas que tendrán su respuesta a futuro, y que requerirá de políticas oficiales para defender los trabajos, a la vez virtuales y reales, de los argentinos.

Fuente
Bae Negocios
Etiquetas
Mostrar más

Artículos relacionados