DestacadoInternacionalesPolítica
Tendencia

Sinaloa en llamas: la detención del hijo del Chapo abre una grave crisis en el gobierno de AMLO

Se trata de Ovidio Guzmán López de 28 años. El Presidente reúne de urgencia al gabinete de seguridad.

Un comando armado desató el caos en Tres Ríos, Culiacán, con balaceras en las calles y una fuga importante de entre 30 a 20 reos del penal de Aguaruto luego de que mataran a dos custodios, de acuerdo con el secretario de Seguridad Pública del estado, Cristobal Castañeda Camarillo, quien confirmó la entrada de fuerzas de seguridad al centro de readaptación social.

El Gabinete de Seguridad del gobierno federal ya se reunió en la entidad, declaró el presidente López Obrador. Lo anterior tuvo lugar después de que un hijo de Joaquín “el Chapo” Guzmán fue detenido en el estado. Se trata de Ovidio Guzmán López de 29 años, alias “el Ratón”, quien es miembro de la familia del capo con su segunda esposa y quien era buscado por las autoridades de Estados Unidos bajo cargos similares a su padre.

Fuentes al interior de la policía estatal informaron que el caos en el penal de Aguaruto fue desatado cerca de las 3:00 pm en represalia por el arresto, en cuyo operativo habrían participado elementos de la Guardia Nacional y de la Secretaría de la Defensa. La tensión al máximo y la confusión generalizada cundió en Sinaloa, porque -según reportaron medios locales- la captura del narcotraficante tuvo como escenario la avenida Álvaro Obregón, arteria principal de la capital estatal.

Alertados del arresto, miembros del Cártel de Sinaloa que integran las células que dirigen los hijos de Guzmán Loera se habrían trasladado a la Fiscalía de Justicia del Estado, donde inició el enfrentamiento entre las fuerzas federales y los criminales. Videos en redes sociales muestran a soldados desplegándose en el lugar, parapetados tras el ataque.

Una hora después, el Gobierno de Sinaloa informó que ante los “hechos de alto impacto” ya se trabaja en conjunto entre los tres órdenes de gobierno para “restablecer el orden y la tranquilidad”, suspendiendo las clases en todo el estado este jueves y mañana viernes.

“El llamado a la población en estos momentos es a mantener la calma, a no salir a las calles y a estar muy pendientes de avisos oficiales sobre la evolución de estos acontecimientos. Hay un trabajo contundente de las Fuerzas Armadas en bien de la seguridad de Sinaloa y de México”, refirió Quirino Ordaz a través de una breve tarjeta informativa.

Ovidio Guzmán López.

En junio de 2016, un comando fuertemente armado irrumpió en la comunidad La Tuna del municipio de Badiraguato, lugar de nacimiento del Chapo, mató a 3 personas y saqueó la casa de Consuelo Loera, madre del capo, robando -entre otras cosas- dos vehículos y al menos otras tres motocicletas todo terreno.

Menos de dos mese después, el 14 de agosto cerca de las 21:00 horas, otro grupo a punto de pistola entró al restaurante “La Leche” en Puerto Vallarta, Jalisco, y secuestró a Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, dos hijos más del líder fundador del Cártel de Sinaloa. Pese a sus diferencias con el Mayo Zambada, el otro líder que quedó a cargo de la organización criminal tras el arresto del Chapo, negoció a favor de los herederos y los soltaron vivos.

Reunión del gabinete de seguridad

López Obrador reunió al gabinete de seguridad y se negó a informar sobre la situación, en un breve contacto con la prensa en el aeropuerto. Pidió esperar el anuncio del gabinete de seguridad, que llegó un tiempo después, pero dejó mas interrogantes que respuestas. La Marina ha asegurado a los principales funcionarios estatales y federales que están en Sinaloa para evitar atentados en su contra. También se está preparando el envío de un contingente de 3000 efectivos para blindar la entidad y evitar nuevas fugas en los penales.

En tanto, el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, aseguró al terminar la reunión de urgencia que “con el propósito de salvaguardar el bien superior de la integridad y la tranqulidad de la sociedad culiacanense, los funcionarios del gabinete de seguridad acordamos suspender las acciones”, afirmó esta noche el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, al terminar la reunión de urgencia convocada para abordar la crisis en Sinaloa.

Durazo no quiso precisar a que se refería con “suspender las acciones”, pero queda flotando la posibilidad que ante la descomposición de la seguridad en Culiacán, el Gobierno haya optado por retroceder y liberar a Ovidio Guzmán, hijo del capo, condenado y preso en una cárcel de máxima seguridad de Estados Unidos.

No está claro hasta donde llega ni que implica el retroceso del gobierno ante el gravísimo episodio de narcoinsurgencia, que incluso disparó alertas de seguridad del gobierno de los Estados Unidos. Pero la tensión en el gabinete fue total y no está claro hasta donde la captura del hijo del Chapo fue un operativo iseñado por Sedena y hasta donde un hecho fortuito como dijo Durazo.

Cuando en diciembre del año pasado cayó el helicóptero en el cual viajaba el senador Rafael Moreno Valle los efectivos de la Marina fueron los primeros en llegar y quienes monopolizaron el control de la escena por sobre la Sedena, Seguridad o la Policía Federal. Diez meses más tarde la situación se reitera pero ahora en Sinaloa: ante une escenario límite por la detención del hijo de Joaquín Guzmán Loera, la dependencia que conduce el almirante Rafaél Ojeda asume la centralidad absoluta dentro del Gobierno.

Fuente
lapoliticaonline
Etiquetas
Mostrar más

Artículos relacionados