Siete Fuegos Carnes
DestacadoEntrevistasNacionalesPolítica

Myriam Bregman: “Hoy la situación es grave porque hasta los que trabajan son pobres”

Myriam Bregman nació en Timote, una pequeña localidad del noroeste bonaerense. Timote, donde hace casi 50 años fue encontrado el cadáver del dictador Pedro Eugenio Aramburu, secuestrado y ejecutado por Montoneros, luego de lo que la organización denominó un “juicio revolucionario”. Dos hitos en una localidad de algo más de 500 habitantes.

Pero eso es historia. Hoy Myriam Bregman es legisladora porteña por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores. Con ese traje público que lleva encima de los que nunca se saca, los de abogada troskista y militante de derechos humanos, manifiesta su preocupación por la “compleja” actualidad de los trabajadores. “Hoy hasta los que trabajan son pobres”, advierte.

Su crítica no se centra sólo en el partido gobernante, también cuestiona el rol del peronismo-kirchnerista como principal fuerza opositora. En una entrevista con A24.COM, le achaca haber desmovilizado al pueblo trabajador para concentrar toda la lucha en la pelea electoral por la Casa Rosada. Bregman es contundente: “No estaríamos hablando de estos número de Macri, si no fuese porque el peronismo no enfrentó al Gobierno en la calle”.

¿Cómo evalúa la actualidad de los trabajadores?

Es complicada y compleja, es grave lo que pasa porque hoy hasta los que trabajan son pobres. Aun trabajando uno o dos miembros de la familia no llegan a cubrir la canasta familiar entonces es una situación muy crítica.

Hubo tres grandes caídas del salario en la Argentina: una fue en la dictadura, con (Jorge Rafael) Videla; otra en el gobierno de (Eduardo) Duhalde, con (Jorge) Remes Lenivoc y (Roberto) Lavagna; y estamos en una tercera caída histórica. Los trabajadores están sufriendo mucho, por eso yo pongo tanto el acento en qué pasó con la dirigencia sindical, que la vemos por televisión y la lengua se le prende fuego, pero no vimos esa respuesta y necesidad a la altura de lo que la gente necesita en la calle.

¿Cree que hay una desmovilización del sector obrero?

Para que haya cambios profundos tiene que avanzar la movilización y la organización en las calles. Me parece que algunos tienen que dar explicaciones de por qué le regalaron el 2018 a Macri porque esta campaña empezó en enero de 2018. El kirchnerismo dirige poderosos sindicatos, estamos hablando desde Camioneros, pasando por aeronáuticos, telefónicas, el subte. ¿Y cómo usaron esa fuerza? ¿La usaron verdaderamente para ponerla en la calle y derrotar los planes de Macri Tienen que explicar por qué el 2018 fue un año perdido. 

¿Cree que el kirchnerismo contiene la protesta social en las calles?

Hay un peronismo, que incluye al kirchnerismo, que decidió concentrar todo en la pelea electoral y no dar la lucha en las calles. El 2017 terminó con la reforma previsional votada, pero con un gobierno de Macri debilísimo con enormes protestas en las calles. Hubo un intento de no unir toda esa fuerza y que toda esa pelea no continúe. Me cuesta poner las cargas sobre la sociedad cuando Argentina tiene poderosas organizaciones sociales y sindicales que sabían que podían salir a la calle y que podía quedar un gobierno mucho más débil y con un gobierno mucho más débil hoy no estaríamos hablando de los números que le están dando a Mauricio Macri.

¿Por qué cree que el macrismo sigue fuerte en las encuestas a pesar de la crisis económica?

Si se desmoviliza al pueblo trabajador claramente va a avanzar el macrismo. Nunca pensé que iba a haber otra situación. Luchas hubo, y marchas también, incluso una convocada por (Hugo) Moyano, la del 2×1. La sociedad argentina ha dado muestras que cuando tiene motivos que la convoquen, sale a la calle a dar a pelea, aunque haya represión, aunque esté Patricia Bullrich dando un mensaje tan duro. No estaríamos en esta situación, discutiendo los números de Macri, sino fuese porque no se enfrentó al Gobierno en la calle y no enfrentar a la derecha tiene sus consecuencias.

Elecciones

¿Cuándo se van a conocer los nombres de los candidatos del FIT para octubre?

Venimos charlando mucho con los compañeros del Frente de Izquierda. En algunos distritos ya tenemos los candidatos, como en Neuquén, donde hay elecciones anticipadas. Venimos insistiendo mucho, tanto yo como (Nicolás) Del Caño, en un llamado unitario al resto de la izquierda. Queremos una unidad de la izquierda que se reclama socialista y anticapitalista. Hay que volver a hacer ese esfuerzo de sentarnos a charlar para presentar una propuesta unificada…

Están en el mismo camino del peronismo: buscando la unidad

No, porque nosotros no queremos una unidad con el solo sentido de alcanzar el poder. Nosotros peleamos por otro tipo de sistema, peleamos para que gobiernen los trabajadores y trabajadoras organizados desde abajo. El Frente de Izquierda no sólo no tiene una denuncia de corrupción, sino que el que nos vota no se lleva ni una sola sorpresa. 

¿El FIT también pierde en este escenario electoral totalmente polarizado?

Me parece que pierde mucho la gente, el pueblo trabajador, con este escenario polarizado, y creo que es completamente funcional al macrismo porque quiere mostrar una polarización en la que ellos son medio país y el otro medio país le tiene que competir a ellos u oponérseles a ellos.

En una eventual segunda vuelta, ¿a quién elegiría: Macri o Cristina?

Si llega el momento, si hay balotaje, lo discutiremos como lo discutimos en Brasil con la llegada de (Jair) Bolsonaro. No me asusta esta discusión: yo tengo el orgullo de formar parte de una coalición política que no votó a Macri y fuimos los únicos, porque muchos de los cuales hoy pretenden ir aliados con el kirchnerismo, llamaron a votar a Macri o, como mínimo, dijeron que no había que votar a (Daniel) Scioli.

Es muy importante, y en esto hay un juego que también le conviene a Cristina Fernández y no lo enfrenta, es que esta falsa polarización que está haciendo (Jaime) Duran Barba evita discutir qué tipo de país quieren esos candidatos para la Argentina. Nosotros sí tenemos un proyecto para sacar al país de la dependencia y del atraso.

Todavía no sabemos quiénes son los candidatos, pero llegado el momento todos tendremos posición. En Brasil pasó lo mismo, y nosotros llamamos a votar críticamente a Hadad, a pesar de nunca haber sido lulistas, ni haber apoyado al gobierno de Lula. Ante la disyuntiva de lo que significaba Bolsonaro, nosotros tomamos otra postura.

Si yo concedo desde hoy hablar de un balotaje me parece que es eliminar la verdadera discusión que hay que dar ahora. Hay que debatir qué medidas propone cada uno porque me asusta el 2020 donde el peso de la deuda del Fondo Monetario va a caer muy fuerte sobre el país.

En 2015 decidieron no tomar posición por ninguno de los dos candidatos…

Hubo una gran presión contra el Frente de Izquierda por no haber querido votar a Scioli. Díganme qué hizo Scioli en estos tres años, cómo demostró que él era la alternativa. Cada vez que abre la boca parece que trabaja para Macri. Ni siquiera bajó a votar la reforma previsional. Le debería dar vergüenza.

Hoy pretenden una unidad del peronismo con los que votaron a Macri y con algo peor que es el Trump-peronismo que son los que apoyaron el golpe a Venezuela. Es raro que en una alianza con esos tipos puedan renegociar una deuda con el FMI.

Justicia

¿Cómo analiza los últimos avances en las causas de corrupción contra el kirchnerismo?

Hay un lema de la Justicia argentina, especialmente de la Justicia federal, que es que siempre investiga al gobierno que se fue, alineándose con el gobierno de turno. De hecho, jueces que en su momento estaban alineados con el kirchnerismo, hoy están investigándolos. Otro elemento innegable en el Estado capitalista, y que tuvo un sesgo particular en la época kirchnerista, es la corrupción de la obra pública: no puede ser magia que todo aquel que se relaciona con la obra pública, desde la dictadura para acá, incluida la familia del Presidente, termina rico.

¿Cree que alguna vez se va a saber la verdad en estas causas por corrupción?

Creo que hay un gran hartazgo social con la corrupción que es usado políticamente no para acabar con ella sino para usarlo con una determinada intención electoral. Yo no veo posible que con las maniobras que se están dando en esta causa se pueda llegar a una justicia de verdad.

Desde el FIT planteamos un cambio de raíz del sistema judicial: pedimos que los jueces sean elegidos por el pueblo y que haya juicios por jurados. Nosotros cuestionamos, por ejemplo, el uso indiscriminado de la prisión preventiva y la figura del arrepentido sobre esas personas que ya se encuentran detenidas.

Aborto

¿Este año electoral es un buen momento para volver a discutir el aborto en el Congreso?

De los diputados y senadores que renuevan, renuevan más de los que votaron a favor. Así que, en principio, la composición es peor. Creo que hay que volverla a discutir. Hay un tema reglamentario y cambiar algo para que vuelva a ingresar el proyecto.

En nuestro país tenemos un problema de lista sábana donde no se puede cortar horizontalmente y por eso es muy importante quiénes van ir en las listas, del primero al último, y saber qué va a votar cada uno.
No nos puede volver a pasar de estar a las 4 de la mañana, bajo la lluvia, y no saber qué va a salir de una votación. Las mujeres no nos merecemos eso. Merecemos saber qué votamos.

 

Más allá del aborto, ¿cuáles son los temas urgentes de la agenda feminista que el Congreso tiene que tratar?

La violencia de género. No puede ser que no se discuta esto. Este año es récord de femicidios de nuevo y es un año que recién comienza. Cómo puede ser que lo único que nos prometan a las mujeres sea penas. Es hora de que discutamos en serio qué medidas tomamos. Yo soy marxista, yo sé que el capitalismo utiliza el patriarcado y lo amplifica, y que bajo este sistema no vamos a terminar totalmente con el patriarcado, pero hay decenas de medidas que se pueden tomar de forma urgente para paliar esta situación. Hay que discutir un plan de emergencia contra la violencia de género.

Fuente
A 24
Etiquetas
Mostrar más

Artículos relacionados