DestacadoNota de TapaPolíticaProvinciales

Kicillof diseña un programa de emergencia para rescatar a las pymes

Propone una agresiva política crediticia del Bapro y una segmentación tarifaria y fiscal para atender los casos más vulnerables.

Mientras Kicillof continúa recorriendo la provincia de Buenos Aires, sus equipos técnicos están elaborando un programa de emergencia para rescatar a las pymes frente a la alarmante crisis que atraviesan.

El diagnóstico que trazan es desolador. Según sus cálculos, actualmente están cerrando 140 firmas por mes, dando lugar a la destrucción de 1.200 empleos registrados. Es por eso que enfatizan la urgencia de aplicar este plan en la primera etapa de un eventual gobierno.

Uno de sus ejes más importantes pasa por una segmentación tarifaria que traiga alivio a aquellos que sufrieron un aumento desproporcionado en relación a su nivel de facturación y que se ven imposibilitados de continuar abonando estos servicios, aunque evidentemente no sería del agrado de las energéticas.

Desde el kirchnerismo sostienen que es una película que observan en cada visita a una fábrica industrial y la recorrida realizada esta mañana por Vicente López -uno de los municipios más ricos de todo el territorio bonaerense- no fue la excepción.

 

 

Acompañado por Malena Galmarini, Gabriel Katopodis y el candidato a intendente distrital Lorenzo Beccaria, Kicillof visitó la fábrica recuperada “Cooperativa Alcoyana”, una textil que emplea a 99 trabajadores y que abona un millón de pesos por mes en luz y gas.

“Las pymes no pueden producir porque las están ahogando con estas tarifas. ¿En qué cabeza cabe decir que dolarizarlas es el único camino como dijo la gobernadora? Cuando uno mira los balances de las energéticas, han ganado una fortuna. Lo veíamos en Edelap. Es una vergüenza el corte de luz que hicieron en La Plata y es una vergüenza los 1.650 millones que ganaron el año pasado”, cuestionó.

El otro gran pilar de este programa de emergencia que están diagramando es el canal crediticio. Proponen una agresiva política que asista los casos de mayor estrés financiero, “recuperando el rol del Banco Provincia como motor para la actividad productiva”. “Vidal convirtió al Bapro en una financiera que sólo invierte en Leliq. En el 2015 el 62% del crédito iba al sector productivo privado, hoy va menos del 40%. Es una merma crediticia de 110.000 millones. Comparalo contra los 200 millones que acaban de ofrecer a los parques industriales, no es ni una aspirina”, manifiestan desde el entorno del candidato peronista.

Por otro lado, además del crédito destinado a los casos más agravantes -que en líneas generales se observan en los sectores mercado internistas como el textil o el calzado-, Kicillof proyecta una línea especial para dinamizar a las pymes exportadoras, entre las que destacan aquellas que se desempeñan en enclaves de software, biotecnología e industria farmacéutica.

 

En este sentido, el apoyo vendría acompañado con una asistencia tecnológica por parte de la comisión de innovación científica, un organismo que hoy solamente cuenta con un presupuesto de 600 millones. “Queremos generar una articulación entre las empresas y un conjunto grande de universidades que están haciendo investigación, para mejorar la productividad y lograr un salto de calidad que permita aumentar las exportaciones”, subrayaron a LPO desde los equipos técnicos del actual Diputado.

Finalmente, los casos de mayor gravedad también serían beneficiados por una política tributaria diferencial y una posible quita de multas por parte de Arba, que tendría una posición mucho más condescendiente con los deudores más vulnerables.

La ejecución de cada una de estas políticas estaría determinada por el Plan de Regionalización que adelantó LPO, donde esta estrategia global se descentralizará para aggiornarla a la realidad de cada subsección. “No se puede ir con una misma política productiva para el conurbano que para el polo petroquímico de Bahía Blanca o el polo siderúrgico de San Nicolás”, grafican.

Etiquetas
Mostrar más

Artículos relacionados