PolíticaProvinciales

En los distritos que están en fase 5 la economía tampoco repunta

En medio del debate sobre las causas de la caída económica, el panorama de los municipios en los que la economía funciona en pleno demuestra la complejidad de la crisis pandémica.

Así como la economía nacional no está exenta de la crisis mundial generada por la pandemia, los municipios bonaerenses tampoco le escapan a la caída.

Incluso aquellos distritos que se encuentran en fase 5 por la ausencia de contagios y tienen su aparato productivo funcionando casi en pleno no observan un repunte significativo.

El debate sobre si la caída de la economía, que registró en abril un -26,4%, es producto de la cuarentena o de la pandemia divide aguas entre el ala dura de Juntos por el Cambio, que pide una apertura total de la actividad, y el Frente De Todos, que muestra que la crisis golpea a todos los países del mundo, independientemente de la estrategia sanitaria que hayan adoptado.

El gobierno de Axel Kicillof dispuso un sistema de fases de aislamiento según la realidad de cada municipio. Aquellos distritos que no registren casos de coronavirus durante 21 días ingresan en fase 5, que le permite tener prácticamente toda la economía funcionando. En esta situación se encuentran alrededor de 70 municipios, que fundamentalmente en el interior de la provincia han evitado la propagación del virus.

Sin embargo, la posibilidad de abrir sus economías que le dio su buena situación epidemiológica no se tradujo en un retorno a la normalidad ni mucho menos. El temor al contagio, la incertidumbre sobre el futuro y factores sociológicos se traducen en un menor consumo. Además, con los principales distritos bonaerenses en situaciones críticas por la pandemia, el interior se encuentra limitado para el repunte económico.

“Lo que afecta no es la cuarentena, es la pandemia”. La frase que se le podría atribuir al presidente Alberto Fernández se la dijo el intendente de Chacabuco, Víctor Aiola, de Juntos por el Cambio a INFOCIELO. Su distrito está en fase 5, pero esto no se traduce en un aumento de la recaudación ni en un horizonte de recupero a corto plazo.

El intendente de Bragado, Vicente Gatica, también de Juntos por el Cambio, dijo a INFOCIELO que “el interior no despega sin el AMBA”, en una clara síntesis sobre la inevitabilidad de la crisis pandémica. Además, agregó un análisis sociológico: “acá consumimos medios de comunicación de Capital y lo que nos llega es todo sangre”.

“Eso no nos ayuda”, dijo, y si bien reconoció que en distintos sectores “hay una recuperación”, sostuvo que “no está ni cerca de ser la suficiente”. Gatica reveló también que tuvieron días de apertura de gimnasios y restaurantes pero que “la gente no se anima a volver masivamente”.

Gonzalo Peluso, jefe comunal de Magdalena, que reconoció que tiene el 100% de la economía funcionando, explicó que la apertura “le sirve al que vive el día a día”, pero no al conjunto de la economía. “Los comerciantes que abrieron no ganan, sólo aspiran a no perder”, expresó sobre la perspectiva de los pequeños empresarios locales de su distrito.

En Trenque Lauquen, el intendente Miguel Fernández, también titular del foro de intendentes radicales de la provincia, ve en la fase 5 un factor que “psicológicamente influye bien”, pero que en este contexto sólo se puede aspirar a “subsistir”.

La posición de los intendentes cambiemitas del interior bonaerense refuerza el argumento de Alberto Fernández sobre la existencia de dos tipo de oposición: los que gestionan y lo que no ocupan cargos. Estos últimos son los motorizadores del argumento de que la cuarentena es la causa de la crisis de una economía, que no coincide con la postura de quienes gobiernan distritos.

Fuente
Infocielo
Etiquetas
Mostrar más

Artículos relacionados