DestacadoNacionalesPolítica

En clave electoral, el Gobierno negocia con el FMI desacelerar el ritmo de la devaluación

Con cuentas aprobadas, el equipo económico busca cambios en las bandas.

“La reunión en Hacienda fue para fijar la agenda de la misión, en la que se hará un repaso de los programas fiscal y monetario, y se comenzará a conversar cómo continuará funcionando el sistema de actualización de las bandas cambiarias”, sostuvieron voceros del lado de Braun. Ahí una clave: mientras los analistas sostienen que sería conveniente volver a negociar un angostamiento de la banda cambiaria, para evitar una devaluación de 30% en caso de corrida, desde el BCRA y desde el Ejecutivo desmienten que eso sea una necesidad. De hecho, desmienten que el tema esté en la agenda.

Lo que sí admiten es que se discutirá a qué velocidad se seguirán actualizando. Se negociará la posibilidad de que la zona de no intervención vaya ajustando a un nivel más bajo que la inflación esperada. Al respecto, el economista de Eco Go, Juan Ignacio Paolicchi, explicó: “Frizando el ritmo de actualización de las bandas, lo que se busca es contener una posible espiral cambiaria, un overshooting del precio del dólar que haga que la banda superior, tan alejada del nivel de tipo de cambio actual, te pueda llegar a causar una nueva aceleración inflacionaria y algo similar a lo que ocurrió durante el 2018. Esa es la intención. En contexto electoral, la posibilidad de que el dólar te genere una inestabilidad, sumada a una presión inflacionaria, con más caída de salario real, podría derivar en que Cambiemos pierda las elecciones”.

El equipo del FMI ya empezó con el monitoreo y se reunió con Miguel Braun y con Cañonero

Arrancó ayer la misión del FMI, que llegó al país con el objetivo de revisar los números fiscales y el desempeño de la política monetaria. En su primer día, el equipo del Fondo, encabezado por el economista Roberto Cardarelli, mantuvo reuniones con el secretario de Política Económica, Miguel Braun, y con funcionarios del BCRA, entre los que estuvo el vicepresidente de la autoridad monetaria, Gustavo Cañonero. Desde el Ministerio de Hacienda afirmaron que ya se comenzó a discutir cómo seguirá el ritmo de actualización de la banda cambiaria.

“La reunión en Hacienda fue para fijar la agenda de la misión, en la que se hará un repaso de los programas fiscal y monetario, y se comenzará a conversar cómo continuará funcionando el sistema de actualización de las bandas cambiarias”, sostuvieron voceros del lado de Braun. Ahí una clave: mientras los analistas sostienen que sería conveniente volver a negociar un angostamiento de la banda cambiaria, para evitar una devaluación de 30% en caso de corrida, desde elBCRA y desde el Ejecutivo desmienten que eso sea una necesidad. De hecho, desmienten que el tema esté en la agenda.

Lo que sí admiten es que se discutirá a qué velocidad se seguirán actualizando. Se negociará la posibilidad de que la zona de no intervención vaya ajustando a un nivel más bajo que la inflación esperada. Al respecto, el economista de Eco Go, Juan Ignacio Paolicchi, explicó: “Frizando el ritmo de actualización de las bandas, lo que se busca es contener una posible espiral cambiaria, un overshooting del precio del dólar que haga que la banda superior, tan alejada del nivel de tipo de cambio actual, te pueda llegar a causar una nueva aceleración inflacionaria y algo similar a lo que ocurrió durante el 2018. Esa es la intención. En contexto electoral, la posibilidad de que el dólar te genere una inestabilidad, sumada a una presión inflacionaria, con más caída de salario real, podría derivar en que Cambiemos pierda las elecciones”.

El equipo del FMI ya empezó con el monitoreo y se reunió con Miguel Braun y con Cañonero

Ahí el quid de la negociación. Son varios los analistas que señalan que lo necesario sería lograr un angostamiento de la zona de no intervención. Incluso la expectativa es que efectivamente el Gobierno lo plantee. Pero tanto desde elBCRA como desde Hacienda descalificaron esas lecturas. Por otro lado, el FMIseguiría siendo contrario a esa idea.

De la aprobación de la revisión de las cuentas, sobre la que hay expectativas positivas en forma unánime, dependerá el desembolso de u$s11.000 millones correspondiente a marzo. La reunión con Braun ocurrió en el Palacio de Hacienda, duró algo más de una hora y contó con las participaciones del veedor del Fondo, Trevor Alleyne, y del vicepresidente del BCRA. La otra, con funcionarios del BCRA, entre los que otra vez estuvo presente Cañonero, fue a pocas cuadras de ahí, en la sede del Central.

En los próximos días habrá encuentros con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el presidente del BCRA, Guido Sandleris. Además el equipo del Fondo mantendrá reuniones con economistas y empresarios del sector privado. Las tasas altas y, a la vez, las preocupaciones por las escasas herramientas de la autoridad monetaria para intervenir ante un potencial escenario de stress cambiario, prometen ser las protagonistas de esas últimas.

Mientras desde el BCRA confían en que una corrida no superaría los u$s5.000 millones, analistas privados prevén que podría trepar hasta u$s25.000 millones.

Etiquetas
Mostrar más

Artículos relacionados