Siete Fuegos Carnes
DestacadoNacionalesPolítica

El Gobierno necesita un dólar planchado para recortar el tarifazo del 35% al gas

Mañana será la primera audiencia pero el tipo de cambio para el semestre de invierno se fijará en marzo.

Mañana se realizará la primera audiencia pública para analizar el cuadro tarifario del gas para el semestre de invierno, que comenzará a develar la magnitud del tarifazo que se aplicará en abril.

En la Secretaría de Energíaesperan autorizar un aumento menor al 35% que había anunciado en diciembre el extitular del área Javier Iguacel.

Sin embargo, en el entorno del actual secretario, Gustavo Lopetegui, reconocen que, para lograrlo, necesitarán que el dólar esté planchado de acá al 15 de marzo, cuando se fije el tipo de cambio que determinará el precio del gas hasta octubre. Un escenario que, a la luz de los vaivenes de la última semana, no está garantizado.

En el Centro Metropolitano de Diseño de la CABA, este martes se considerará el nuevo cuadro tarifario del gas que regirá entre abril y septiembre para la ciudad y la provincia de Buenos Aires, la Patagonia y el Litoral, donde participarán las distribuidoras Metrogas, Camuzzi, Naturgy, Litoral Gas y TGS.

El jueves, en Salta, se habrá una segunda audiencia para el NOA, la región Centro, Cuyo y parte del NEA, que evaluará los aumentos propuestos por Gasnor, Gasnea, Distribuidora de Gas Cuyana, Distribuidora de Gas del Centro, TGN y Redengas.

Las dudas sobre el porcentaje del tarifazo se acentuaron tras la subasta de gas mayorista del 14 y 15 de febrero que arrojó un precio en dólares 17% mayor al esperado tanto por el Gobierno como por el mercado: u$s4,56 por millón de BTU contra los u$s3,90 previstos.

La causa: como las petroleras deberán afrontar el costo de una eventual devaluación durante el semestre de invierno debido al congelamiento del tipo de cambio considerado para el servicio, inflaron el precio mayorista y se cubrieron preventivamente.

Pese al desfase, en Energía confían en que la suba rondará el 30%. Consideran que la desaceleración del índice de inflación mayorista (IPIM) desde noviembre producto de la pax cambiaria permitirá compensar en parte el aumento del precio del gas, que representa más del 50% del monto final de las facturas.

El IPIM de los últimos seis meses, que superaría por poco el 20% (falta conocer el dato de febrero, pero se trabaja con una proyección), determinará el incremento de los costos de transporte y distribución, que en conjunto significan una cuarta parte de la tarifa final. Fuentes de las principales distribuidoras le confirmaron a BAE Negocios que los porcentajes de aumento que presentarán mañana no se alejan demasiado de la expectativa oficial.

Pero no todo se resolverá esta semana. Restará conocer el tipo de cambio al que se convertirá el precio dolarizado del gas entre abril y septiembre. El número saldrá de la cotización promedio del dólar de la primera quincena de marzo. Consultado por este diario, uno de los funcionarios más cercanos a Lopetegui admitió que los cálculos de la Secretaría están hechos con una divisa en torno a $38 o $39: “Si está a $41, seguro que va a superar nuestras estimaciones. Y esta es la variable menos manejable por nosotros”.

El sobresalto cambiario de la última semana encendió luces de alerta. Tras varios meses de calma, grandes fondos especulativos que habían ingresado para hacer carry trade empezaron a dolarizarse luego de la aceleración de la baja de tasas de principios de febrero e hicieron saltar el valor de la divisa.

El BCRA logró contener la “mini corrida” con un ajuste aún mayor del torniquete monetario: convalidó una suba de casi seis puntos en la tasa de Leliq y anunció que sobrecumplirá en más de $40.000 millones la meta de base monetaria mensual. Con todo, el dólar mayorista subió 80 centavos en cinco días y terminó a $39,22. No muy lejos de los valores que descalibrarían la calculadora deEnergía.

Las señales del Central sintonizan con el mensaje que bajó desde lo más alto del Ejecutivo: hay que concentrar toda la política económica en impedir que una corrida se lleve consigo las chances de reelección; no hay campaña posible con el dólar en fuerte alza. Entre muchas otras cosas, porque generaría un tarifazo mayor al pautado en un servicio que ya acumula 1.752% de aumento en tres años, según datos de la Undav.

Fuente
Bae Negocios
Etiquetas
Mostrar más

Artículos relacionados