EntrevistasNacionalesPoliciales
Tendencia

“Gritaba pidiendo auxilio, un médico, le faltaba el aire”

Habla el abogado de la familia de Florencia Magalí Morales, que apareció ahorcada en una comisaría tras ser detenida por violar la cuarentena

Santiago Calderón Salomón, abogado de los Morales, dijo a Página/12 que no se puede descartar la hipótesis del homicidio a manos de la policía de Santa Rosa de Conlara, en San Luis. Confirmó que el juez de la causa, a quien ya recusaron, pretende que una nueva autopsia sea realizada por “privados” y pagada por la familia de la joven que murió hace más de un mes en una celda de la comisaría de esa localidad puntana. El expediente está en la Cámara mientras persisten interrogantes: ¿hubo más policías en la escena del crimen?

“Desde un principio hubo irregularidades porque la comisaría 25 de Santa Rosa de Conlara encamina la investigación a un suicidio, pero la carátula cambió a ‘averiguación de muerte’debería ser ‘muerte dudosa, violenta, y en custodia’“. El abogado Santiago Calderón Salomón comenzó así su diálogo con Página12, sobre el asesinato de Florencia Magalí Morales ocurrido el 5 de abril en esa localidad de San Luis, cuando había salido a buscar comida y terminó detenida presuntamente por violar la cuarentena. “La segunda irregularidad es que la misma policía da dos versiones sobre la detención, la primera dice que iba en bicicleta a comprar algo a los chicos y que estaba infringiendo el aislamiento social. Pero el mismo sumario policial agrega que la reprendió un policía en la calle, y que la detención se produjo en la comisaría”, agregó el letrado.

“Los allegados dicen que Florencia fue de su casa a la comisaría, porque hay un policía con quien tenía confianza al punto que tenía su tarjeta bancaria. Esa persona no estaba y allí la detienen. Para descartar una u otra versión pedimos hace un mes las imágenes de las cámaras, pero aún no las han entregado siendo que eso tarda 2 o 3 días”, expresó Calderón Salomón. “Es grave que la hayan detenido porque con su número final de DNI no le correspondía salir, no te pueden detener por ir a una comisaría a hacer una consulta. Además, el primer informe de la autopsia reveló, como publicaron ustedes, que la causa de la muerte fue asfixia mecánica, sin mencionar ahorcamiento. Criticamos mucho esto, porque no había datos del aspecto exterior del cuerpo. A partir de nuestro planteo el juez pide al forense que amplíe su informe y este manifiesta que había lesiones, que son evidentes, están las fotos”, agregó al describir la causa.

–¿Son lesiones de autodefensa?

–Son escoriaciones y moretones en el antebrazo izquierdo, en la muñeca izquierda y debajo de las rodillas. El forense hace una tercera ampliación virtual y dice que las lesiones fueron en vida, que no fueron mortales. Las relaciona a dos posturas: autodefensa o resistencia autoridad. En importante el testimonio de una médica, pedido por nosotros, que la revisó en el hospital de Santa Rosa, para verificar Covid como marca el protocolo. La policía dice que Florencia estaba exaltada y drogada, sin embargo el análisis toxicológico descartó eso. La médica la ve muy enojada con la policía, pero dice que tuvo un trato prudente y colaborativo, que estaba en perfectas condiciones. No tenía ninguna de las lesiones que aparecen en la autopsia, entonces creemos que se descarta que haya habido resistencia a la autoridad, son de autodefensa. Ella llega esposada y detenida al hospital. Lo del antebrazo es típico para protegerse.

–¿En lugar de una ampliación de la primera no habría que hacer una nueva autopsia?

–Así es. Preguntamos al forense por qué el craneo no se abrió para evaluar golpes directos, algo básico en el contexto de una muerte dudosa. No es lo mismo un suicidio en el campo que la muerte de una mujer de 29 años en una comisaría. No dio respuesta, dijo que no lo consideró necesario. Tampoco se hizo una biopsia del cuello, ni el análisis de los genitales. En su pantalón aparecía una parte mojada, él manifiesta que a simple vista consideró que era orín, pero no hizo un hisopado para descartar semen. Dijo que no estaba investigando un abuso, sino un suicidio.

–¿La justicia pretende que el nuevo peritaje lo pague la familia?

–Sí, solicitamos una nueva autopsia sobre estos puntos faltantes, que se integre una junta de forenses de las tres circunscripciones de San Luis. El juez (Jorge Pinto) hace lugar, los peritos de la junta ratifican lo que decimos, consideran que es incompleto el dictamen del primer forense, y agregan sus propios puntos de pericia; una autopsia psicológica y radiografías en la cabeza. Pero el juez impone los costos de la exhumación y el traslado desde el cementerio de Santa Rosa de Conlara hasta la Morgue de Mercedes al particular damnificado, es decir, a la familia. Más allá de lo económico, está diciendo que nosotros con una empresa privada transportemos el cuerpo, que es una prueba esencial. Ese traslado debe ser hecho con una cadena de custodia, policía científica o la división homicidios pero no un privado. Cualquier defensor de los policías va a decir que es todo nulo. Nos oponemos por eso, y también porque es imposible pagar 100 mil pesos. Apelamos, el expediente está en la Cámara y no se resuelve. El juez suspende la re-autopsia pero también las testimoniales de los policías. Por eso lo recusamos. La Cámara primero tiene que resolver esto y luego la recusación.

–¿Sospechan que hay más policías involucrados?

–Un policía de criminalística (Ramón Cardetti) dijo que había como diez policías en el lugar. Estamos investigando a cinco porque son los que sacamos del libro de actas de la guardia. Pedimos ADN, secuestro de celulares y computadoras de ellos, pero estamos investigando parcialmente porque resulta que eran muchos más. ¿Quiénes eran? ¿Qué hacían? Es gravísimo, había más policías de los que estamos investigando. 

–¿Nadie vio el cuerpo colgado, como dijo la policía al hablar del suicidio de Florencia?

–Tanto el forense como ese policía y los demás testigos vieron el cuerpo en el piso. No sabemos si estuvo colgado en algún momento, y en ese caso quién lo manipuló. Somos respetuosos del juez, no lo tildamos de cómplice, pero queremos que no haya obstáculos, que no se descarten ninguna de las hipótesis: suicidio inducido, homicidio e inclusive el femicidio. Ella fallece en un contexto donde había un conocido. El juez quiere cerrar todo en un suicidio, ya se formó esa idea, por eso lo recusamos.

–¿De dónde sale el cordón con el que supuestamente se ahorca? 

–En la requisa no lo tenía. Una persona le acerca un buzo, pero no está comprobado que ese cordón sea de ese buzo, porque mide un metro ochenta. Dos testigos declararon que Magalí pedía auxilio, que gritó por horas y horas, que pateaba la puerta de madera, ni siquiera había rejas; que pedía ayuda, un médico e ir al baño. Los dos coinciden en esto. Tenemos elementos de sobra para sospechar de la responsabilidad de la policía. Está demostrado que fallaron en la obligación de cuidarla, bajo su custodia. Ahora hay que ir para arriba, una cosa es que se les haya suicidado una persona pero otra es que la hayan inducido al suicidio, que le hayan tirado el cordón, la hayan golpeado. Es importante que esos testigos manifiestan que los trasladan a otra dependencia, lo último que escucharon son esos gritos de auxilio, decía ‘me falta el aire’, ‘necesito un médico’. Y se queda sola en la comisaría, supuestamente porque en la otra dependencia no había baño femenino. Quedó a merced de los policías.

–¿Cuál es su opinión sobre lo que pasó allí?

–No podemos afirmar que hubo un homicidio, menos con el 80 por ciento de la prueba que falta hacer. Pero insistimos en no descartar hipótesis. Si alguien pide auxilio es porque no quiere morir. En ese sentido su psicóloga declaró que no estaba depresiva. Tenía problemas, pero dijo que era una mujer fuerte, muy entusiasmada con poder cuidar a su nieta. Estamos contenidos por las organizaciones de derechos humanos y los grupos feministas. Pedimos que se aplique la Ley Brisa, la familia de Mendoza quedó con los chiquitos de 11 y 8 años, y una nieta de 3. Este caso puede ser bisagra, si la justicia de San Luis se pone a la altura. En la Cámara creo que será positiva la respuesta.

–¿Cómo reaccionó el Poder Ejecutivo de la provincia?

–Pusieron en disponibilidad a los policías del turno, fue importante sino la investigación continuaría en manos de los sospechosos. No queremos politizar el hecho, sólo pedimos que no haya trabas, como lo económico. La familia confiaba en la justicia pero el asunto de que tengan que pagar la nueva autopsia fue un golpe fuerte, en medio del duelo.

Fuente
pagina12
Etiquetas
Mostrar más

Artículos relacionados